...Hemos de ser objetivos y aceptar la realidad, especialmente en lo referente a la demanda de servicios por parte de la ciudadanía. A los centros de salud, cuando un usuario llama o acude pidiendo cita, lo hace casi exclusivamente para solciitar atención del Médico de Familia o del Pediatra, en mucha menor frecuencia se demanda atención para otros profesionales, (odontopediátra, fisioterapéuta, matrona o enfermería, entre otros).


Hay un grave problema sobrecarga en Atención Primaria que incide en la accesibilidad de los pacientes al sistema sanitario y redunda inevitablemente en los Servicios de Urgencias Hospitalarios y resto de niveles asistenciales, y ese problema está provocado fundamentalmente por la sobrecarga asistencial de Médicos de Familia y Pediatras, la archiconocida queja de las agendas de más de 50 pacientes y las demoras para cita de más de 2 semanas.

...Los problemas más importantes de nuestra Sanidad están bien claros: infrafinanciación, problemas de estructuras físicas y mantenimiento de centros viejos e incluso obsoletos, déficit importante de personal y un constante maltrato que hace que cada año huyan del Sistema más profesionales, sometidos a un Estatuto Marco que nos aplasta, que mantiene un modelo organizativo basado en las bajas retribuciones y las jornadas interminables, un modelo que permite hacer jornadas de 24 horas seguidas que en muchos casos se prolongan por las trabas que se ponen a los preceptivos y obligados descansos.

Después de más de 35 años de 'podredumbre' política en Andalucía, de la mano del Partido Socialista Obrero, pensábamos que, con la llegada del Partido Popular, se abriría un nuevo mundo para tratar de hacer las cosas mejor en Andalucía. Y todo apuntaba a que las cosas iban a cambiar, y, de hecho, el presidente, Moreno Bonilla, con un talante más democrático, y a pesar de un débil curriculum profesional y político, había ilusión para tratar de enderezar la Sanidad política en esa importante región española...

...Al final todo profesional busca en su ejercicio clínico el virtuosismo y la excelencia de Francisco Tárrega, y en no pocas ocasiones, se encuentra inmerso en una “Vietnam emocional” en el que la respuesta de la amígdala cerebral no es otra que la anulación cortical iniciando por la propia supervivencia una suerte de huida hacia delante con un destino incierto. El profesional acaba siendo un puzzle que se desmonta; evidentemente, las piezas pueden volver a encajarse, pero ya no se formará el mismo puzzle.

“Necesitamos una Atención Primaria con poder, prestigio, presupuesto, personal y un liderazgo fuerte en el Sistema Nacional de Salud”

Ya se me queda obsoleta la imagen del Titanic hundiéndose, este barco llamado Sistema Nacional de Salud está hundido, ha tocado fondo. Puede que así sea más fácil que se piense en la necesidad de construir un nuevo Sistema. Todos, absolutamente todos los servicios de salud, da igual quien lo dirija, da igual el color político, incluso hasta da igual (esto de para una tesis doctoral) lo que se gaste en Sanidad (sea en PIB destinado a Sanidad o gasto por habitante y año), han tocado fondo. Estamos ante un claro final de modelo y quien no lo quiera entender, tiene un problema...

...Resiliencia, poner en valor la vocación, vocación transversal, humanización… Nos venden recetas más propias del pensamiento mágico que quedó plasmado en las pinturas rupestres de la ÉPOCA PREHISTÓRICA. No, ninguna receta de carácter mágico salvará a un Sistema Nacional de Salud en descomposición, cuyo olor no abre precisamente el apetito.


¿Saben qué respondo yo antes esos términos guays y molones? Burnout, profesionales que renuncian, plazas que se quedan sin cubrir, pacientes frágiles que no pueden acceder a su médico, listas de espera interminables, dificultades en el diagnóstico precoz de patologías graves…


...Desde entonces lo he tenido claro: los políticos sanitarios no saben gestionar el personal sin "petróleo barato". Para ellos es como una droga y su falta les supone una especie de síndrome de abstinencia que les impide pensar en alternativas...

Nos enfrentamos a un problema gravísimo de sostenibilidad del sistema sanitario a nivel de todo el Estado español que, si bien tiene un origen multifactorial (cambio en la mentalidad de sociedad, empeoramiento progresivo de las condiciones laborales, aumento de la oferta laboral para los sanitarios en nuestro entorno europeo, y la puntilla: la pandemia Covid), tiene unos factores precipitadores que podíamos definir claramente como políticos: tenemos a políticos haciendo gestión sanitaria para la obtención de un rédito político...

En España no ha existido una planificación adecuada, a pesar de los muchas veces que desde el 2010, mediante informes hemos advertido de la falta de médicos especialistas para hacer frente al importante número de jubilaciones previstas en un tiempo determinado y en ciertas especialidades, al contrario, se han tomado decisiones distintas y equivocadas a las que hacía falta tomar en determinadas situaciones...

...Los malos políticos responsables de nuestra sanidad pública llevan años tapando sus vergüenzas gestoras con la matraca de la "falta de médicos". Lo hacen para esconder lo que en realidad falta: dinero y reaños para enfrentar las reformas que nuestra sanidad pública precisa, en particular nuestra atención primaria. Los políticos sacuden el árbol cada vez que dicen que en España "faltan médicos". Y pese a que los datos muestran justo lo contrario hay gente que les cree, incluso los periodistas. Mientras tanto, a otros les viene muy bien recoger las nueces del árbol sacudido mediante el negocio de la formación de esos médicos que supuestamente tanto "faltan". Y así, tutti contenti...

«Los cambios pueden tener lugar despacio. Lo importante es que tengan lugar». Confucio.


Vivimos momentos de cambio, una época en la que se cuestionan cosas que parecen inamovibles; tradiciones y ese clásico “siempre se ha hecho así” que ahora ya son cuestionadas. Entre ellas, un posible cambio profundo en el modelo sanitario, y más en concreto, en la organización de los servicios asistenciales...

"El Ministerio de Sanidad ha perdido la relevancia política que debería tener y se extiende la percepción de que sus cargos de responsabilidad se adjudican como meros premios políticos de consolación"

"Entre todos la mataron y ella sola se murió", por Manuel de Castro

...Por centrar el tema, ¿a qué me estoy refiriendo? Pues ni más ni menos que a la preocupante situación actual de la falta de médicos. Muy agobiante en la Atención Primaria y Summa 112, y que empieza a ser preocupante en servicios o especialidades médicas hospitalarias.

Parece que nadie entiende por qué sucede esto, y no es la primera vez que intento justificarlo en el continuado maltrato al profesional médico, un profesional de los peor pagados de la Unión Europea, cuyas jornadas laborales exceden todas las normativas existentes, cuyas cargas de trabajo en muchos casos son inasumibles...




"Agitando el Avispero", por Javier Bermejo



...Antes de continuar solo quiero decir una cosa sobre la política actual, y es que tanto la derecha como la izquierda de este país están enrocadas en posturas principalmente emocionales que hacen cualquier debate completamente fútil. La razón ha sido vencida por la emoción, con el consiguiente problema de incapacidad para acercar posturas. Ellos han perdido perspectiva completamente, salvo la de beneficiar con dinero a sus amigos y allegados...

...es el capítulo final de un desastre que se veía venir. La conclusión lógica de un proceso de deterioro paulatino, de la falta de apoyo e interés de los responsables sanitarios, de una falta evidente de planificación...

...Hace años, un político de sanidad de la Comunidad de Madrid nos reconoció que la “magia” o el secreto del sistema sanitario accesible universal y tan famoso español se basaba en los bajos sueldos que cobraban los médicos españoles, que este sistema sanitario sería imposible con los sueldos de otros países...


...Pues bien, este sistema ya no se sostiene: los médicos se van se van a trabajar a otros sitios donde no les maltraten, donde sí les reconozcan tanto laboral como económicamente.

Nos enfrentamos a un reto urgente, muy urgente. Hay que tomar decisiones Ya. Y las decisiones no llegan: no sé si estarán perdidas en los despachos, en los cajones, o si es que ni siquiera han empezado a pensarse… El reto ya está aquí:

  • Porque 1/3 de los médicos de Atención Primaria de España tiene más de 60 años

  • Porque 2/3 de los médicos de atención primaria de España tienen más de 50 años

  • Porque a día de hoy, para intentar dar atención a sus pacientes, el 80 % de los médicos de atención primaria están prolongando su jornada.

  • Porque el 80 % de los profesionales igualmente manifiestan su profunda insatisfacción con su trabajo, de la mano de la sobrecarga laboral.


“Casi” en tiempo real no es en tiempo real


...Es la Administración la que, empleando la táctica del avestruz, no ha querido ver lo que se les estaba echando encima, que finalmente les ha arrollado. Es la Administración la que tiene que mover carta. La pelota está en su tejado...

¿Hay falta de médicos o los que hay se van y por eso faltan médicos?


Referente a Madrid, pero aplicable a todo el territorio nacional:


...No sobra ni un facultativo, de hecho, ya faltan en lo que yo llamo la primera línea de asistencia: Atención Primaria, SUMMA112 y Urgencias Hospitalarias. Con las jubilaciones de los próximos años la escasez de médicos se va a reagudizar, podíamos estar mejor preparados en el momento actual, pero desde luego, no se entendería que no nos preparáramos desde ahora en adelante, o que no se aproveche para reflejar en las plantillas orgánicas a los facultativos actualmente disponibles con el tipo de contrato temporal que tengan. Como paciente me gustaría que la sanidad, mi sanidad, la de todos, siguiera teniendo médicos...

"Los profesionales sanitarios: ¿bien común o piezas de recambio?", por Miguel Ángel García


...Porque no parece que la crisis COVID esté teniendo un papel de revulsivo social como para cambiar algunas prácticas que se venían cuestionando antes de la pandemia. Entre otras, el maltrato, la desconsideración e, incluso, el desprecio, de los profesionales sanitarios....


...Total, que los profesionales sanitarios, que son un bien común para la sociedad, son tratados por las diferentes Administraciones como meras piezas de recambio. No interesan sus preocupaciones, no interesan sus malestares (ojo al elevado nivel de problemas de salud mental y motivación que están saliendo a la luz), no interesan sus expectativas. Estuvieron ahí cuando todos lo necesitaron, pero siguen siendo tratados como piezas de recambio...

"Basta ya de llorar, hay que pasar a la acción", por Ana Giménez


...Tanto es así que los usuarios se apuntaron sin límite a la atención primaria y la utilizaban y la sobreutilizaban y la utilizaron tanto y tanto que finalmente la Atención Primaria comenzó a morir de éxito. Comenzó a morir de éxito porque además los gestores, siempre con una mirada política en lugar de con una mirada de uso racional, (sí, como el uso racional de los medicamentos que tanto se empeñan en pedirnos e incluso imponernos a todos los niveles a los médicos de familia, sí ese uso racional) y que, sin embargo, para la Atención Primaria nunca se publicitó y nunca se promocionó. Y por falta de uso racional -por esa barra libre de la Atención Primaria, que se permitió, pero no se pagó- finalmente la Atención Primaria murió de éxito...

...pero también debería angustiarnos que, con todo lo que hemos pasado en estos ya dos años de pandemia, el Gobierno y las CCAA no estén trabajando intensamente en crear y proveer de recursos un robusto sistema de salud pública para hacer frente con eficacia a epidemias y pandemias que, de la mano del cambio climático y otros factores, llegarán más pronto que tarde...

Leo que los tutores de médicos residentes de familia van a dejar de serlo en bloque. Hace unos meses ocurrió igual con los directores de centros de salud. Me llegan noticias de jubilaciones anticipadas de compañeros y otras más numerosas de aquellos que manifiestan su deseo. Cada día más médicos de familia se plantean abandonar de una u otra forma. El número de profesionales que reconoce tener que tomar psicofármacos no para de aumentar...

...Cada día, muchos profesionales sobrepasados física y emocionalmente optan por rendirse a la evidencia: nadie con poder oirá sus voces ni les prestará la menor ayuda...

...De continuar con la inercia, el punto justo donde estamos, permitimos la agonía de la Atención Primaria y dejamos atrás a millones de ciudadanos ...

...El gobernante se encuentra, pues, ante el brete de mantener Atención Primaria como un infierno profesional o, por el contrario, hacer de él un lugar ilusionante. Y, realmente, no es imposible. Solo hay que querer gobernar (bien).




...En las distintas mesas sectoriales los representantes de los sindicatos profesionales nos hemos negado a participar de esta pantomima engañosa y hemos exigido una verdadera negociación, pero nos hemos topado con la negativa de la Administración arropada por CCOO, UGT y CSIF...

...A estas alturas, cuando en el mejor de los casos quedaría prácticamente sólo 1 año de legislatura (quién sabe si los rumores de adelanto electoral a la próxima primavera son ciertos), quedan por resolver grandes temas prioritarios para nuestra organización, que son...

Por tanto las declaraciones del consejero son absolutamente humillantes para los facultativos, son incorrectas y no responden a la realidad, además de contradecir informaciones previas de sus directivos de confianza.

También falta a la verdad el consejero cuando afirma que “estamos en la equiparación salarial”. Hasta ahora, y cualquiera puede comprobarlo en las citadas resoluciones de retribuciones, solo se ha incrementado el precio de la hora de guardia y ni siquiera se ha alcanzado la media que existía en el año 2019 en el territorio nacional.

Acierta el Consejero cuando dice que el 100% de los médicos contratados en Atención Primaria van a renovar pero no dice que solo son 415 y que este número no es suficiente para cubrir las vacantes existentes.


La temporalidad laboral de los médicos en España actualmente roza el 40% del personal en activo. La edad media de los médicos españoles es de 50 años y tenemos una previsión de jubilación de 70.000 médicos en los próximos 5 años, siempre y cuando la pandemia no siga ocasionado estragos entre nuestro sector, además de otras patologías asociadas al estrés como son la depresión, ansiedad, insomnio, hipertensión… que finalmente se traducen en enfermedades cardiovasculares tipo infarto agudo de miocardio, accidentes cerebrovasculares y otras enfermedades como el cáncer...

Queremos mejoras en las actuaciones y no cambios en los actores. Solo si el relevo conlleva una verdadera mejora habrá valido la pena, de lo contrario no será más que otro cambio estético destinado a renovar la cara visible para ocultar la ausencia de nuevas ideas.

Lo que no hay son “médicos de familia que acepten trabajar bajo unas condiciones indignas de (in)estabilidad laboral, retributivas y de otra índole”. Los británicos tienen un dicho: “If you pay peanuts, you get monkeys”. Prueben a ofrecer mejores condiciones laborales, retributivas y de consideración profesional y descubrirán que sí que están… y se les esperan

...Es evidente que durante la pandemia ha sido imposible alcanzar otro objetivo que no fuese intentar salvar la vida de la multitud de enfermos de covid que saturó nuestro sistema sanitario, y no morir en el empeño. La pretensión de evaluar la labor de los profesionales durante 2020 basándose en objetivos que ignoran la catástrofe de la pandemia es ridícula. Por otra parte, resulta mezquino escatimar a los profesionales parte de su productividad en un año en que el sobresfuerzo colectivo justificaba sobradamente el abono del 100% de la productividad, como pedimos desde el Sindicato Médico.

...el Servicio Andaluz deSalud (SAS) se olvida del enorme esfuerzo hecho por los profesionales sanitarios durante estos meses de pandemia y vuelve a bajar las retribuciones en concepto de CRP.

Este asunto ya es absolutamente intolerable y a la vista de las cifras podría considerarse incluso de insultante. No es comprensible que el SAS valore con puntuaciones ridículas a los centros y los profesionales que durante estos últimos meses han estado realizando un sobreesfuerzo por encima de sus posibilidades para sacar adelante esta mal gestionada sanidad pública.


...La productividad abonada este año, correspondiente a los Objetivos de 2020, creo que han sido tremendamente injustos al no reconocer el esfuerzo y dedicación de todos los profesionales sanitarios en un año especialmente complicado por la pandemia. La actividad ordinaria de los centros sanitarios (actividad quirúrgica programada, consultas externas, pruebas diagnósticas, planes integrales) ‘saltó por los aires’ a partir de marzo de 2020 para centrarnos todos en el carácter extraordinario del Covid. Todos los ciudadanos saben perfectamente lo que sucedió a partir de ese momento y el trabajo extraordinario que han realizado los sanitarios andaluces.

A partir de ahí, ¿cómo es posible que el SAS haya puntuado en 2020 a los hospitales de Málaga con una nota que penaliza los objetivos alcanzados por los profesionales y las unidades a las que pertenecen? ¿No merecen éstos el 100% de su productividad tras su labor en un año marcado por la atención al Covid? ¿Cómo se explica esta decisión cuando aún queda por pagar parte de la productividad del 2019?


El Sindicato Médico Andaluz ha anunciado el inicio de movilizaciones para exigir el fin del maltrato al que el colectivo de médicos de Atención Primaria (AP) lleva años sometido y la negociación de un Plan de Actuación para la Atención Primaria que ponga fin a la crítica situación que vive este ámbito esencial del sistema sanitario.

Desde el Sindicato Médico de Sevilla queremos contribuir, mediante el presente análisis, a mostrar las claves que explican que los médicos de AP no puedan continuar así ni un día más.


...Respecto a la estructura es necesario que las plantillas de Atención Primaria tengan contratos estables que garanticen no sólo la adecuada atención a los pacientes, sino también que promuevan las condiciones de salud óptimas de los trabajadores eliminado la precariedad, la incertidumbre, la ansiedad o el burn-out...

...La Atención Primaria están exhausta tras años de ejercer ese papel de trinchera infinita que esta socavando la relación médico-paciente, que está “quemando” a sus principales activos y que, de no cambiar, corre el riesgo de romper el Sistema Nacional de Salud y por tanto el mayor de los ejes de la justicia social en nuestro país. ¿Actuamos?

Necesitamos tiempo para atender a nuestros pacientes. Ya no sé cómo decirlo.

«La tormenta perfecta», por Ana Giménez

...Pues bien, con esta situación en la que toda la población es dependiente del sistema sanitario coincide una falta de inversión, en cantidad adecuada y suficiente para ese sistema sanitario que tendría que dar solución a nuestra población tan dependiente. Y estalló la tormenta perfecta: población que necesita consultar por todo (por su bien), y sistema sanitario en el que los profesionales son maltratados, son escasos y, por lo tanto, huyen, o simplemente abandonan. No hay profesionales. Y la población está indefensa.

Tendremos que explicar claramente a la población lo que está sucediendo, tendremos que hacer muchas cosas, pero salvo que queramos que, como en la película de George Clooney, esto sea un naufragio sin supervivientes, es imprescindible como mínimo recuperar el profesional sanitario que ya no quiere trabajar en la sanidad pública. Y darles aquello que necesitan:

  • necesitan, necesitamos, respeto y reconocimiento

  • necesitamos una retribución adecuada y competitiva

  • y necesitamos condiciones laborales adecuadas para el desarrollo de nuestro ejercicio.



Sostenibilidad. ¿Está ahí dicho todo en Sanidad? Tal vez. En buena medida, porque por fin hemos entendido que la palabra talismán de las últimas décadas — rentabilidad — no es de aplicación cuando se habla de servicios públicos, y mucho menos cuando se habla de Sanidad Pública.

Sostenible o no, y todo el dilema sanitario es ese. Por tanto, cualquier práctica, invento, hospital o dispositivo asistencial debe ser sostenible, o quedará descalificado. En sí, la cuestión es de Perogrullo: lo que no se puede pagar, es inasumible, principio elemental de la economía doméstica. Claro que, si analizamos un poco los componentes de la ecuación, le advertiremos los trucos y, por ende, las posibilidades de manipulación, más o menos torticera o interesada...


...No se justifiquen diciendo que no hay suficientes médicos cuando los formamos y los dejamos escapar a otros países donde se reconoce su labor, se les respeta y reciben un sueldo digno acorde al trabajo realizado. Donde no son agredidos verbal o físicamente por usuarios que buscan inmediatez y promesas políticas de que pueden ir cuando y donde quieran a exigir derechos sin tener obligaciones. Donde no son perseguidos por la policía política lingüística que les obliga a retirar los carteles de la puerta de la consulta con la que informan a sus pacientes porque están en “español”. Donde no se les castiga con agendas infinitas que les obligan a alargar su jornada laboral sin compensación alguna. Donde se les reconoce su formación y su valía y no se les obliga a correr de un lado a otro como pollos descabezados.

...Ya hemos agotado el periodo de la contemplación y la prudencia. Esto no puede seguir así...


...Solo desde la impostura y la sobreactuación se pueden analizar las actuaciones de las administraciones sanitarias. Todas glosan la importancia de la Primaria, con términos grandilocuentes e hiperbólicos, pero a la hora de priorizarla en el presupuesto sanitario muestran su cara más perversa, irresponsable y cínica. La Primaria, a la luz de las pruebas, se convierte en cuaternaria...

La Atención Primaria desapareció hace 5 años. Durante años se habló de que iba a ser potenciada pero su abandono fue tal que ningún médico de las nuevas generaciones quiso trabajar en ella. Se alcanzó la ratio de 1 médico para atender a 10.000 pacientes por la falta de aspirantes a las plazas de Medicina de Familia en el primer nivel asistencial y cuando se jubilaron los últimos valientes que hacían frente a esa situación, la Atención Primaria cerró sus puertas para siempre. Poco tiempo antes, ya se habían extinguido los pediatras en los centros de salud. Ningún gobierno hizo nada por evitarlo.

“Reconquistar nuestra dignidad, el respeto de la administración y, sobre todo, la confianza de nuestros pacientes y ciudadanos es un compromiso ético que nos corresponde.

Es impresionante cómo nos hemos ido dejando de hacer valer".

El SAS discrimina y ofende a los representantes sindicales en los tribunales de OPEs y traslados.

Desconocemos si la actitud del SAS se basa en un intento de hacer más opacas las decisiones o si es que no nos considera íntegros y honestos, pero el hecho es que nos niega la asistencia en igualdad de condiciones con los vocales.


Médicos hay, si no los ahuyentan como están haciendo la última década. Quizás no hay para lo que prometen los gobiernos.


Contratar y fidelizar a los profesionales.

"Mucha mano negra, mucho 'enchufismo', mucha opacidad, demasiado acceso por afinidad al jefe. El sistema está corrompido"

Podemos leer y hay cierto debate en torno a las vacaciones de los Facultativos: “El problema de la demora en verano tiene que ver con las vacaciones de los facultativos”...


... No, los profesionales somos la solución, no el problema, y no podemos ver el vaso medio lleno mientras los Facultativos se ahogan en él.


(pulsa en la imagen para leer el artículo completo)

Artículo de Sindicato Médico Profesional de Asturias (SIMPA)


Lo que los médicos de atención primaria no somos capaces de comprender es que tras año y medio de presencialidad (nunca desaparecida de la Atención Primaria), se siga hablando de volver a la presencialidad. Lo que no somos capaces de comprender es que los poderes públicos defiendan volver a “ la normalidad” que suponía la anormalidad de una atención saturada y absolutamente falta de calidad.

La influencia que ejercen los intereses políticos en el Sistema Nacional de Salud (SNS) es enorme y devastadora. Aunque el mérito profesional juega sin duda un papel relevante en la promoción dentro del sistema, cuando los criterios médicos entran en conflicto con las directrices políticas estas prevalecen...


Por tanto, cualquier reforma del sistema sanitario debe comenzar por establecer sistemas de gestión, de incentivos y de promoción profesional independientes de la autoridad política...



Tras diez años de formación, nota elevada en Selectividad y un MIR de por medio; tras guardias inhumanas propias de las condiciones de trabajo de otros siglos, se encuentran con la precariedad, turnos incompatibles con la conciliación familiar y agendas sin límite dadas de sí hasta lo eterno por cualquiera.

Mariola Marrero Díaz, médica de Familia en un entorno rural de Canarias, confiesa que durante sus primeros años los comentarios de desprecio hacia la especialidad que había elegido eran más frecuentes, y ahora, los que recibe a estas alturas de su trayectoria profesional le dan "más pena que enfado". "Tal vez porque yo puedo decir con tranquilidad que estoy en el lugar que he elegido", reflexiona.

La sanidad pública es la empresa que ostenta el patético y penoso primer lugar en la temporalidad, precariedad y eventualidad de sus profesionales...


...La brillante gestión ha consistido en, paterizar a los médicos con contratos subsaharianos y con incumplimiento reiterado e intencionado de las opes (deberían ser cada dos años) , pasándose las negociaciones y los pactos por el forro . Esa ha sido la estrategia seguida, aderezada siempre con el argot gestor.

La crisis sanitaria de la Covid ha puesto contra las cuerdas a un sistema sanitario que ya mostraba graves carencias. El personal sanitario en general y los facultativos en particular han demostrado una entrega y una disponibilidad encomiables...

La vocación de los facultativos no es un salvoconducto que permita explotarlos laboralmente sin ningún tipo de contrapartida


La Atención Primaria es un cuerpo inerte lleno de gases y espasmos cadavéricos que simulan actividad y funcionamiento. La Atención Primaria lleva años muerta.


Después del llanto y el dolor, de pie frente muerto, al recuperar la razón, al comprender la verdad y mirar el cadáver, contemplamos en su blanca piel signos de violencia: hematomas por todo el cuerpo, articulaciones deformadas por fracturas mal curadas, cortes profundos y varias falanges amputadas. El dolor y las lagrimas ceden ante la rabia: ¿quién o quienes han sido los responsables?

A mis 40 años, en octubre de 2020, renuncié a mi puesto de trabajo y a mi profesión como médica de atención primaria...


...porque por primera vez en muchos, muchos años, me hice las preguntas adecuadas:

¿Me aporta felicidad este trabajo?

¿Estoy satisfecha con lo que hago?

¿Siento que tengo posibilidades de crecer y desarrollarme profesionalmente?

¿Puedo imaginarme trabajando de otra cosa?


En definitiva, dicho desde el pragmatismo, si un médico sabe conjugar los distintos poderes (de Esculapio, carismático, social, de conocimiento y de la palabra) construye su barco para salir a navegar con viento en popa en un océano de pacientes.

“No hay médicos”, argumentación recurrente de una Administración incompetente.


Hace años que ocurre lo mismo, pero cada verano la situación es más compleja. Con argumentos como “no se contratan más médicos porque no hay”, la Administración se limita a lamentarse y se mantiene en la inoperancia.


Desde el SMA llevamos más de 2 años solicitando a la Administración un cambio de modelo en la carrera profesional que nos acerque a los modelos existentes en otras comunidades y acabe con una situación discriminatoria. ¡No a la acreditación ACSA!

El punto critico. ¿Por qué se suicidan los médicos?

Salud Mental

El Dr. Francisco Javier Barón Duarte, especialista de la Unidad de Hospitalización de Oncología Médica del Hospital Universitario de A Coruña y vocal de la Comisión Central de Deontología del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) reflexiona en este artículo, a raíz de los últimos sucesos, sobre las tasas de suicidio en la profesión médica.


Los políticos aducirán que no hay más recursos para sanidad pero no moverán un dedo para hacer los cambios estructurales que necesariamente serán políticamente costosos por impopulares. Y con más parches la situación es imposible que mejore, el objetivo lleva mucho tiempo siendo que el cadáver no huela mucho para que pase al siguiente.


El mayor problema es que va a llegar el momento en que el muerto se nos desmorone como arena. Ya estamos viendo signos evidentes, los médicos jóvenes se marchan de la sanidad pública o abandonan las especialidades o destinos más ingratos. El número de plazas “de difícil cobertura” no deja de crecer. Los médicos mayores cada vez están más quemados o en modo supervivencia, lo que empeora más si cabe los resultados asistenciales, aguantando como pueden hasta la jubilación. Que por cierto en los próximos años será masiva con la salida del sistema de un 25% de los efectivos, que no tendrán reemplazo.


No sé si has llegado a entender qué ha sentido un paciente que se confinó en una habitación porque mostraba síntomas leves hasta que sintió que le costaba respirar y tuvo que llamarnos. Absolutamente solo y sin poder contar con el apoyo familiar, ingresó en el hospital y fue trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos. La incertidumbre extrema, el miedo y el dolor por no poder ver a sus seres queridos han sido la norma.

No sé si estás al tanto de cómo lo hemos pasado el personal sanitario, trabajando hasta la extenuación, esforzándonos al máximo, con un desgaste emocional y una mella psicológica que tardaremos mucho tiempo en superarla. Si lo logramos.

No sé si has visto la gravedad y el dolor que hemos vivido, la desesperanza, el abatimiento que nos ha producido ver morir a nuestros pacientes, e incluso a nuestros compañeros.


Nuestra relación ya era complicada antes de la pandemia, aún así buscábamos el diálogo, luchábamos por una atención primaria digna, teníamos fuerza y esperanza. Vuestras respuestas siempre fueron políticamente correctas, poco concretas y resolutivas. Diría incluso que cobardes.

Visto en Twitter. La fuga de talento es un grito a voces

"Un país desarrollado no es aquel donde el pobre tiene un seguro médico privado, sino donde el rico usa la Atención Primaria pública"

La masificación en la asistencia y la consulta breve, vuelve anónimos a los pacientes, desnaturalizando el acto médico. El paciente se siente un objeto. El médico pierde el contacto y la cercanía y siente como si estuviese mirando al paciente por el ojo de una cerradura.

Visto en Twitter: Burnout

La despersonalización es una de las primeras señales sugerentes de #Burnout en el trabajo. No se trata de un síntoma disociativo, sino del desarrollo de actitudes negativas hacia los compañeros y los clientes (o pacientes), lo que acaba contribuyendo al declive del clima laboral.

Cualquier empresa donde haya tasas de burnout y depresión de hasta el 40 % recibiría fuertes sanciones por la inspección del trabajo. Pero dicha inspección suele hacer la vista gorda con las empresas públicas por aquello de no tirar piedras contra tu propio tejado.

En los últimos años la Sanidad ha sufrido dos grandes cambios: la atención sanitaria se ha convertido en un bien de consumo y el paciente ha pasado a ser cliente.

«The times they are a-changin’», como cantaba Bob Dylan. Se ve, se siente. La profesión es femenina, y de menos gente. Y los que somos, queremos estar con los nuestros. Conciliar, que se dice. No atrae, eso de estar perdidos en jornadas interminables de muchísimos pacientes, para acabar en diversas formas de burn out o enajenación emocional.

Veremos, vemos ya, a nuevas generaciones de profesionales que no se quieren perder la vida extraprofesional. Y, en consecuencia, veremos, vemos ya una progresiva migración de personal facultativo hacia las aseguradoras que sintonicen mejor con esta idea. Profesionales con una idea muy concreta de la Salud — física y emocional — y, por ende, más capacitados para aportar algo en la vida de los demás.


El Dr. Vicente Matas, representante nacional de Atención Primaria Urbana del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), aborda en este post del Blog AP25 el modelo retributivo de los profesionales de la Medicina en el Sistema Nacional de Salud (SNS) donde asegura que “los médicos en España, muchas exigencias, poco reconocimiento (Grupo A1)"


“La Sanidad española no pasa por su mejor momento. El último ejemplo la problemática de la elección #MIR” Hoy en @elmundoes #EIR #FIR @OMC_Espana


¿Dónde están los sanitarios en Sanidad?

Se van a quedar sin personal sanitario por su pasividad, y la población se va a quedar sin profesionales de la salud. Nos quedamos sin profesionales clínicos e investigadores porque no se les cuida. Y me da pena, pero no es mi culpa.

Paloma Rubio

Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria


La Atención Primaria agoniza sin un plan para reflotarla

«Nuestro mundo aplaude a los sanitarios, saludados como héroes, olvidando que su profesión está atenazada por una titánica precariedad, lastrada por el agotamiento, las guardias, la tensión y una sobrecarga casi inhumana».

@heraldoes 14/6/2021

Este año se ha hablado mucho de héroes. No necesitamos héroes ni heroínas, lo que necesitamos es un sistema sostenible con un personal que tenga buenas condiciones de trabajo. Cualquiera que conozca a alguien que haya estado trabajando en primera línea sabe en qué condiciones lo hace. Solucionar eso debería ser un objetivo fundamental cuando pase la pandemia.

¿QUÉ HA HECHO EL GOBIERNO DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA POR LA ATENCIÓN PRIMARIA?


"AliSAS en el país de las maravillas" ¿Pero a qué mesa sectorial acudió el SAS?